Cuento: “AQUELLA NAVIDAD”

Mensaje del Autor:

No todos creen en la Navidad, existen los incredulos, pero la Navidad es algo magico que siempre toca los corazones de todos… porque un milagro puede suceder.”


AQUELLA NAVIDAD

Genere: 

Cuento de Navidad


Autor:

Celia Bailes © amadriadi


Copyright Protection Warning:

El Autor Celia Bailes © amadriadi ha registrado su trabajo en

ProtectedMyWork & SafeCreative

All Rights Reserved:

Ninguna parte de esta publicacion puede ser reproducida, almacenada en un Sistema de recuperacion o trasmitida en cualquier forma o por cualquier medio electronico, mecanico, fotocopiado, grabado u otro, sin el permiso previo del autor o del editor o del propietario del copyright.


Creado: 

25/08/2016


-Edicion Gratuita-


Dedicado a

Quienes no perdieron su optimismo en mi, apoyando incondicionalmente mi loca artistica alma“, a mi esposo Keith Bailes, a mis padres Emma Centti y Rivo Sanchez.


CAPITULO 1

Que prepararan por Navidad en tu casa, Tim?” Preguntaba Fred, mientras ambos pedaleaban en sus bicicletas de retorno a casa.

El cielo ese dia, presentaba señales de nieve, estaban bien abrigado y aquel dia la escuela habia terminado temprano, entrando en un corto tiempo de vacaciones por Navidad.

Fred, es vecino y compañero de clase de Tim, ambos asisten a la misma escuela del pueblo.

Debian atravesar un corto de camino en medio del campo, llegando a un

pequeño puente donde muchas veces les gustaba jugar y dar migajas de pan a los patos, cisnes, pesces o simplemente observar a los animales que habitan en ese rio.

Tim, era nuevo en el Pueblo, habia vivido en la ciudad todos sus 10 años y por razones de trabajo de su padre, tuvieron que mudarse a aquel pueblo.

El colegio, estaba en el centro del pueblo donde solo habia 1 hospital, 1 cine, 1 veterinaria, 1 kinder para niños, un pequeño shop y una ferreteria… Restaurantes? Solo habian 2 que cocinaban la especialidad del pueblo o pizzas y hamburgesas. No era un pueblo grande, tenian pocos niños en la escuela y muchas sillas estaban vacias, se podia ver muchos ancianos caminando por las calles y poca gente joven. Este pueblo estaba situado en medio de las montañas, su clima muy variado por las noches se podia sentir el aire muy fresco, en las mañanas un sol calido y por las tardes tenues lluvias. Todas las casas del Pueblo estaban alrededor del Centro, abrazadas por las grandes montañas a su alrededor.

Tim, nacio y vivio en una grande Ciudad Moderna, su departamento era uno por piso y tenian ascensor privado -directo a su casa- un amplio balcon donde disfrutaban del panorama de la ciudad. Tim vive con sus padres ‘Gregory y Susan’ y su hermanita menor ‘Sally de 2 años’, en aquella moderna ciudad habia mas de 1 colegio y muchos negocios, 2 hospitales cada 4 bloques de casas, muchos Centros Comerciales modernos, llenos de luces y con variados negocios, las avenidas de la ciudad eran amplias llenas de autos y buses, tenia modernos trenes electricos y el metro, los parques tenian juego para niños y un espacio para descansar,charlar o hacer pic nic, en la ciudad habia un enorme acuario y un zoologico, muchos ‘fast food o take away’ (la vida de la ciudad aveces no da tiempo de cocinar), muchos pubs con variada musica para los jovenes y adultos, muchos cines modernos con pantallas 3D,

salones de juegos electronicos, heladerias modernas y tiendas de juguetes, donde a Tim le gustaba ir con sus amigos, hoy cuando reflexionaba donde se encontraba en aquel pueblito pequeño, como lo llamaba su madre Susan todas las mañanas le gritaba a su padre, “estamos aqui escondidos del mundo!”

“Hey Tim… dime, que preparativos para la Navidad?” Volvio a preguntar Fred.

Tim, estaba perdido en sus memorias! Esa semana -como todas las anteriores- su papa y mama discutian todas las mañanas, en casa habia muchos conflictos y no mas aquel tiempo armonioso del desayuno donde todos juntos compartian en el balcon con vista a la ciudad y toda la belleza que los rodeaba. Hoy la vida en aquel pueblo, no le gustaba a su madre y surgian muchos desacuerdos.

“Tim! Hey Tim!… Me escuchas?” Grito Fred.

Tim, freno bruscamente su bicicleta -antes de cruzar el pequeño puente- y respondio seriamente a su amigo, “Fred… no soy sordo! Te he escuchado muy bien y sinceramente, no se que responderte… por que no entiendo tu pregunta!”

“Como? Que… no entiendes! Dime, por que te molestas? Ooh!… Es normal que todas las familias preparen siempre algo especial en sus casas en tiempo de Navidad!” Dijo Fred.

“Hum!… No entiendo porque dices preparar, que cosa significa para ti? Puedes explicarmelo?” Respondio Tim muy serio.

Su amigo lo observo con sus enormes ojos lleno de sorpresa al ver la reaccion aspera de su amigo, “espera Tim! N… no, no… puedo creerlo! Ahora, dime que preparaba tu familia en la ciudad por Navidad?”

“Vuelves a repetir la palabra preparar? Hum… Fred no entiendo! Mmm… si deseas saber como es la Navidad en la ciudad es simple! En nuestro moderno departamento teniamos un enorme arbol artificial -mama dice que el Pino en casa ensucia y no es mas moderno- mama lo decoraba en nuestra grande ventana de la sala que unia a nuestro grande balcon todo en lunas y lo decorabamos con adornos de cristal -pienso que no necesitaba de luces para brillar- y tambien colgabamos muchos otros variados adornos que mama compraba cuando ibamos a los diferentes Centros Comerciales grandes y modernos con mas de 100 negocios, que belleza! Bueno, mama tambien compraba alli los regalos para sus amigas, la familia, para las amigas de su gimnasio, para algunos de mis compañeros de colegio y mi maestra. Sabes

Fred, que en la ciudad hay muchos Centros Comerciales que muchas veces no sabes a donde ir! Oh si, es muy divertido ver a Papa Noel -el enorme muñeco electronico- moverse en el Centro Comercial donde nos tomabamos fotos divertidas, todo lleno de musica de Navidad! Mientras mama hacia sus compras, yo iba al salon de juegos electronicos, que diversion! Luego, mama venia a recogerme para ir al Cine, en el mismo Centro Comercial -algun buen estreno de pelicula- y te regalaban muchos reuerdos, que emocion! Luego ibamos a casa a alistarnos con ropa elegante para la cena, papa nos llevaba a cenar a un elegante Restaurante donde habia un enorme buffet de Navidad –comida Tipica y Internacional que gusta mucho a mama- lleno de deliciosos pasteles y dulces! Al regresar a nuestro departamento nos ibamos a dormir, porque al dia siguiente en el desayuno lleno de marshmellows y chocolate caliente iniciabamos abrir nuestros regalos al pie del enorme arbol, mama nos tomaba fotos todos en pigiamas! Caramba!… Que emocion recordar todo esto!” Dijo Tim con sus ojos brillantes de emocion.

“Que…!” Exclamo Fred muy asombrado, “me estas diciendo que iban a un restaurant… en la noche de…  Navidad? Disculpa Tim pero… ustedes son robots o humanos?”

Tim, observo muy serio a su amigo, se habia sentido ofendido y se acordo las palabras de su mama cuando gritaba a su padre “este pueblo no solo es pequeño, tambien es ignorante y estupida su gente!” Tim, penso su madre tenia mucha razon, luego observo a su amigo Fred y penso en sus preguntas, “hum… Fred, es mejor ir a casa!” Tim, se acomodo la gorra y chalina, para iniciar a pedalear de regreso a su casa, cuando su amigo, vuelve a preguntar.

“Tim, sinceramente, tu familia es muy extraña… no seran tus padres extraterrestres? Hey, mi abuelo dice que del cielo caen esos ovnis—” (fue interrumpido).

“Que cosa! Mira Fred! Estoy muy ofendido con tus estupidas preguntas y no me interesa lo que tu abuelo piensa! Ustedes viven en este seco pueblo y igual son sus cerebros!” Exclamo Tim muy molesto, inicio a pedalear su bicicleta velozmente, sin esperar a su amigo Fred.  Pedaleaba mas y mas fuerte, deseaba estar en su casa, sus mejillas eran rojas de colera y del viento que golpeaba su rostro, cuando estuvo cerca al umbral de su casa, volteo la cabeza y vio a su amigo Fred que venia pedaleando muy lento por el camino…


CAPITULO 2

Tim tiro su bicicleta en el terrazo de la casa y cerro la puerta rapidamente, dio un suspiro de solievo, colgo en el perchero su casaca, gorro y chalina, puso sus guantes en los bolsillos de su casaca y dejo sus botas encima del tapete -para no ensuciar el piso de casa- su madre gritaba como loca si ensuciaba con sus botas humedas, camino en medias por el frio piso -no tenian aquella suave alfombra del departamento en la ciudad- este piso era de madera y crugia al caminar, cruzo el hall y observo la oscura sala y silenciosa, la chimenea estaba apagada, pudo distinguir luz en la cocina, encontrando a su padre cenar solo, en la mesa -no era aquel balcon de lunas del departamento de ciudad- aqui era una pequeña ventana de madera, ‘estilo vintage’ como lo llamaba su madre.

“Hola papa,” saludo Tim.

“Hola hijo… tienes hambre? Te preparo un sandwich?”

“No… gracias papa, solo bebere un vaso de leche y galletas, por favor,” respondio Tim, se sento a la mesa junto a su padre y pregunto, “y mama?”

“Hum… ella no se siente bien, prefirio irse a la cama temprano, tu hermana se durmio temprano y… pienso, que tu madre aprovecho esto!” Dijo el padre en voz baja, pero Tim sabia que su padre deseaba ocultar la verdad, quizas habian discutido otra vez –como todos los dias- y su madre no estaba en la mesa junto a su padre. Tim recordaba cuando los veia sonreir y beber en la mesa con velas en el bello panorama del balcon los fines de semana, hoy era todo diferente entre ellos, muchas discusiones y momentos de soledad. Su padre, le preparo su vaso de leche y unas deliciosas galletas de coco, Tim inicio a comerlas lentamente, observando a su padre que comia un sandwich de jamon con lechuga y leia su revista semanal.

Tim, observaba todo a su alrededor y parecia que faltaba algo alli, pero, no sabia que cosa faltaba, “papa… hoy no fue un dia bueno para mi! Mi amigo Fred hace preguntas estupidas y realmente pienso que… mama tiene razon cuando dice que toda esta gente de este pueblo… es estupida.”

El padre, dejo de leer su revista y alzo los ojos con sorpresa, observo detenidamente por un instante a su hijo, “Tim… hijo! Por favor, no insultes a la gente de aqui… no tienen la culpa de vivir en este pequeño pueblo lejos del mundo real y moderno al cual somos nosotros abituados, recuerda hijo, nosotros estaremos aqui solo 2 años, el tiempo necesario que durara mi trabajo y ascenso, te pido tengas paciencia y no estes malhumorado con ellos,

por favor hijo!”

Respondio su padre, dejando de comer su sandwich, “Tim, sabes que ahora tengo un mejor puesto de trabajo, gano mas dinero y este sacrificio… es solo por 2 años! Igual lo he explicado a tu madre, pero ella… no lo piensa asi y… por esto siempre estamos en conflicto,” dijo padre, dejando la revista sobre la mesa y se levanto a preparse otra taza de cafe caliente, luego se sento nuevamente, ‘”tu madre, se ha convertido en una mujer antisocial aqui en el pueblo, no desea hacer amistad con las señoras de aqui, no desea asistir a reuniones, siempre las llama sonsas, se queja de todo, dice que se aburre aqui en el pueblo, prefiere estar en el dormitorio hablando por telefono con sus amigas de la ciudad, siempre esta de malhumor conmigo y se aburre en casa… sinceramente, tu madre lo hace todo mas dificil para mi!”

“Disculpa papa! Pero… yo pienso que mama tiene razon y… esta Navidad en este pueblo olvidado sera muy triste… para todos nosotros! Hum… papa, aqui no hay enormes Centros Comerciales modernos, no podemos hacer las compras de Navidad como todos los años, no tendremos las apreciadas fiestas en el Club del abuelo, aqui no hay tiendas con los ultimos modelos de juegos electronicos, no hay Cines 3D y super estrenos, no hay bellos y elegantes Restaurantes donde pasabamos la Navidad! Extraño nuestro hermoso departamento y su enorme balcon de vidrio con vista a la bella ciudad, nuestro enorme arbol de luces led, las luces en las calles, todas las tiendas adornadas con muñecos que se mueven, nieve artificial y… sinceramente papa, aqui es todo muy diferente!” Dijo Tim.

Su padre bebia lentamente el café y terminaba su sandwich, observando detenidamente a su hijo, “Tim, hijo! Por favor, no insultes a esta gente por vivir en este pequeño pueblo, ellos son felices con sus vidas aqui! Tan solo recuerda, nosotros estaremos aqui poco tiempo, por favor no seas malhumorado! Mira…

yo estaba pensando que por Navidad podriamos ir todos nosotros a otra grande Ciudad vecina!”

Tim, observo a su padre con ojos tristes, termino su vaso de leche y se levanto para ir a la sala a ver la television, “papa, no pienso es insultar a toda esta gente cuando digo la verdad… vivir en la ciudad es todo muy diferente a vivir aqui en este pequeño pueblo, es como estar en un lugar olvidado de todo! Gracias papa por las galletas y la leche, ahora voy a la sala.”

“Esta bien hijo! Ponte tu pijiama, hace frio,” dijo su padre, que inicio a leer su revista y siguio bebiendo lentamente su cafe caliente.

Tim, desde la puerta de la cocina, observo a su padre y dijo, “Papa, todos los

sabados, ibamos a cenar a la Burgueria en el centro comercial, muy delicioso y el jugo de frutas variadas, yo con mis amigos jugabamos con los modernos video electronicos, mama compraba tantas cosas modernas y nuevas para la casa… hum… sinceramente papa, yo extraño mucho la vida de la ciudad!” Dijo Tim, mientras se alejaba lentamente hacia la sala.



CAPITULO 3

El grande salon de la casa, estaba oscuro y silencioso, se sentia mucho frio alli, las cortinas de la unica ventana estaban cerradas. No habia otro ruido en casa.

Tim prendio la lamparita junto al sillon, cogio la manta y se recosto en el sillon, penso en ponerse el pijama pero se sentia desanimado y sin energias, no sabia el porque se sentia aburrido y molesto a la vez.

Observo la cama de ‘Trixie’ (el perrito Puddle de su mama), junto a la enorme chimenea que estaba apagada y penso, “seguro, Trixie esta en el dormitorio con mama y Sally, aunque en esto eran tan diferentes a la gente del pueblo, en la ciudad se tiene perros de raza pequeña en los departamentos y aqui en el pueblo apenas puede caminar la pobre Trixie, por sus cortas patas.”

Observo la television y no sabia si ver algun programa o jugar,  asi que decidio poner un video juego, aunque si se sentia muy desanimado y sin ganas de hacer nada, su mente estaba confundida en las preguntas de su amigo Fred, este pequeño pueblo y su gente, sus padres, su vida en la ciudad, su apartamento, los alegres dias en familia, giraba en su mente como escenas de una pelicula.

Cuando decidio acurrucarse en el sillon y tratar de concentrarse en aquel juego electronico, desde el sillon podia observaba la luz de la cocina encendida.



CAPITULO 4

Fred! Despues de la cena, tu y tus hermanas haran las cadenetas de Navidad, tu papa ira al sotano por las demas cajas de adornos de Navidad… debemos revisar si hay algo por arreglar o botar en esas cajas! Hum…veamos que mas nos falta por hacer hoy? Hey! Fred estoy hablando contigo!” Exclamo la madre.

Ellos estaban sentados en la grande mesa rectangular de la cocina, sus 2 hermanas ‘Cindy y Kate’, el pequeño ‘Ron’ (el menor) y los abuelo paternos -los abuelos maternos vivian con la hermana de la madre de Fred en otro Pueblo cerca a este, ellos se reunian siempre los 25 y 26 en cada casa de ellos respectivamente- pero el 24 eran ellos en sus propias casas.

“Bien… veamos, los abuelos iniciaran hacer las galletas y los Pies de Navidad! Saben que tenemos nuevos vecinos y nuevo compañero de clases asi que se debe hacer mas cantidad! Hum? Veamos… mmm… oh! Tambien debemos hacer los gorros de Navidad para nosotros y la ropa para nuestros 3 perros, las medias para colgar en la chimenea… las otras ya estan descoloridas! Hum? Oh! Tambien las sorpresas de Navidad para la familia, amigos y compañeros de escuela! Tambien debo preparar algo para regalar a nuestros vecinos y a los nuevos! Hum? La decoracion de la casa exterior se encarga tu papa! Hum? Veamos…me olvidaba de algo? Oh que emocion es siempre la Navidad!” Exclamo alegre la madre de Fred.

Los padres de Fred, eran siempre muy entusiastas con la llegada de la Navidad y cada año iniciaban a preparar todo, desde el primer dia de Diciembre, se organizaban el trabajo de decoracion y preparativos entre toda la familia, algunos adornos lo reciclaban y los muy viejos los cambiaban por otros nuevos, el hacer las cosas con sus manos era un trabajo en conjunto familiar y mucha diversion y sonrisas. La enorme chimenea de su sala estaba siempre encendida y el horno de la cocina tambien – cocinando algo delicioso- y llenando toda la casa de un aroma especial… un aroma de Navidad.

“Mmm… mama, yo pienso que nuestros vecinos y mi amigo Tim… son todos muy extraños! Hoy justamente, despues de la escuela, le pregunte que prepararian para la Navidad y por su respuesta no logica… yo le dije que… quizas sea el y su familia extraterrestres!” Dijo Fred, mientras cenaba.

“Extraterrestres? Ooh! Espera… tienen el cabello azul y son pequeños?” Pregunto el abuelo de Tim con mucha curiosidad.

“Papa por favor! No inicies con tus bromas! Fred puede pensar que es real!”

Exclamo serio el papa de Fred.

“Bromear? Quien? Yo? Mira hijo, en los años 50 esos hombrecitos azules les gustaba dejar sus huellas en nuestros campos de cosecha y—” (fue interrumpido).

“Papa, por favor! Tus comentarios deben ser positivos, en este momento Fred esta muy confundido y puede dañar su nueva amistad con su amigo! Son nuevos vecinos Papa! Por favor… no digas nada mas!”

El abuelo con sus ojos brillantes, observo en silencio a su nieto.

“Hijo… por favor! Que tonterias dices? Puedes dañar tu amistad con tu amigo y nosotros con los nuevos vecinos! Mira hijo, toda esta reaccion tuya, no esta bien, debes ser muy cauteloso con tus afirmaciones y sin insultar a nadie! Hum? Pienso hijo que deberias pedir disculpas por tu no adecuada reaccion.”

“Pero… papa! Mi amigo Tim y su familia son muy indiferentes a la Navidad! Hum… hoy mi amigo se molesto conmigo por desear yo saber que prepararian su familia por esta Navidad. Ellos no prepara nada especial como nosotros! Has visto su casa papa? Es toda oscura, no tienen luces y no tiene un enorme pino en su puerta… ellos no sonrien!.”

“Ja ja,’ sonreia la abuela, ‘por que no tiene un enorme pino en el umbral de su casa y no sonrien, piensas que son extraterrestres? Que cosa piensas querido Fred! Quizas el padre de Tim no sabe cortar pinos Ja ja! La gente de la ciudad es siempre extraña y muy diferente a nosotros querido Fred. Ademas? Nosotros tampoco teniamos un enorme Pino en casa, fue el año pasado cuando tu papa y el abuelo fueron a cortar aquel enorme pino en la alta montaña… y hoy lo tenemos en el umbral de casa.”

“No son extraños mujer… son extraterrestres y punto!” Exclamo el abuelo.

“Ooh! Otra ves con tus ideas papa! Mmm tus exclamaciones no ayudan a Fred!” Dijo serio el papa de Fred.

“Hum? Quizas… no desean hacer nada para Navidad y no gastar su dinero… tambien en no comprar regalos,” dijo Cindy.

“O… quizas la mama de Tim… no sabe cocinar ni decorar!” Dijo Kate sonriendo.

“Hey! Chicos, chicos… se estan pasando del limite! Basta con sus absurdas afirmaciones todos ustedes! Estamos en la mesa y es una gran bendicion estar todos juntos, deleintandonos de alimentos bendecidos y por favor muchachitas comenten sin burlas por favor! Ahora, coman bien todos ustedes que los necesito llenos de energia para despues de la cena, tenemos mucho por hacer y estan perdiendo tiempo en pensar en tantas tonterias… no mas comentarios!” Dijo la mama de Fred.

“Yo sigo pensando—” (fue interrumpido el abuelo).

“Basta papa, se esta enfriando tu cena…!” dijo el papa de Fred.

La hora de la cena en casa de Fred, era el mejor momento de estar reunidos toda la familia, en la hora del almuerzo, los jovenes estaban en la escuela, el padre trabajaba, y los abuelos iban a la reunion del grupo de ancianos en el pueblo. Los fines de semana, eran los dias mas divertidos para todos, se iban de pesca con el abuelo al enorme rio entre las montañas, o en busca de hongos y moras en las altas montañas -para los deliciosos Pies de la Abuela- en la noche jugaban Bingo o Naipes toda la familia. Les gustaba compartir algun film divertido y preparaban pop-corn y bebidas -imaginando estaban en el cine- los abuelos se divertian mucho. Los Sabados en la mañana, las hermanas de Fred, ayudaban a su madre en la lavanderia, limpiar y ordenar sus muñecas -que eran muchas en el dormitorio!- ayudaban a enrollar los ovillos de lana de su madre. Fred limpiaba las casa y tapetes de sus perros. Por las tardes jugaban con sus amigas y Fred le gustaba pasear en su bicicleta. La abuela ayudaba en la reposteria y a tejer. Todos los sabados venia a casa una señora, que limpiaba toda la casa y el pequeño granero -donde guardaba el papa de Fred sus herramientas de trabajo- y en temporadas de nieve guardaban el auto del padre de Fred. Los Domingos, preparaba el desayuno el papa de Fred y compraban pizza en el pueblo, era el dia de reposo de la mama de Fred, pero en temporada de Navidad, el entusiasmo era muy grande mas que el cansancio.

La casa de Fred, tiene 2 pisos, un atico -que servia para hospedar a los parientes de visita -y su sotano pequeño- donde guardaban todo lo que no utilizaban y todas las cajas de Navidad.

Tenian 3 perros grandes y 2 gatos los engreidos de las hermanas de Fred.

Todos iniciaron a deleitarse con la cena caliente y a intercambiar ideas de como podrian cambiar algunas decoraciones de navidad este año, entre sonrisas y mucho entusiasmo.

Fred seguia en silencio, pensando en lo que habia sucedido hoy con su amigo.


CAPITULO 5

Timmy! Timmy!” Exclamo la mama de Tim, parada frente al sillon observando a su hijo.

“Oh! Mama… me quede dormido otra vez en el sillon!” Dijo Tim despertandose.

“Si, Timmy!” Sonreia la madre, “voy al pueblo con tu hermana Sally, deseas venir con nosotros?”

“Hum? N No mama, gracias! Sinceramente… no hay nada que me pueda divertir en el pueblo!”

“Si, te entiendo Timmy… bueno… ya regreso!” La madre beso en la frente a su hijo, alejandose con su pequeña hija en brazos quien movia su manito despidiendose de su hermano. Ambas vestian elegante y su mama tenia sus tacos alto. Tim la observo y penso “como podria mama manejar el auto y caminar con esos zapatos en este pueblo?”

Esa mañana del Sabado, iniciaba a ser muy fria.

Tim muy perezozo se levanto del sillon, observo la cama de su perrita vacia, la enorme chimenea seguia apagada, se dirigio hacia la ventana para abrir las cortinas y pudo observar que era todo seco afuera, aunque si los vidrios de las ventanas eran helados.

“Tim! El desayuno es pronto!” Dijo su padre desde la cocina, estaba preparando panqueques, aquella mañana.

Tim, a pasos lentos se dirigia hacia la cocina, sentia frio, habia dormido sin su pigiama.

“Hola papa… mmm… me quede dormido en el sillon,”

“Buenos dias hijo! Has dormido bien en el sillon? Pienso que te gusta mas que tu cama?” Sonrio el Padre mientras preparaba el desayuno.

“Mmm creo papa, que ultimamente en ese sillon duermo yo o duermes tu,” Respondio Tim, sentandose a la mesa y sirviendose leche.

“Aquel enorme sillon es mas comodo que nuestros sillones de cuero de la ciudad… ademas son mas calientes!” Sonrio el Padre, “tu mama fue al pueblo con Sally, debe ir al correo a enviar las tarjetas de navidad a los abuelos y sus amigas, tambien desea comprar algo especial para todos ellos y… esta mañana estuvo nerviosa porque piensa no encontrara nada en el pueblo… sabes como es tu mama,” dijo el padre de Tim, mientras servia los panqueques con fruta y miel, luego se sento y ambos iniciaron a comer en silencio. Trixie estaba en su cama de la cocina, observandolos, estaba encarrujada de frio aun si tenia su chompita de Invierno.

“Papa… hoy trabajas?” Pregunto Tim.

“Si hijo! Por eso, prepare el desayuno veloz y debo estar a las 10 am en mi trabajo, regresare a las 4 pm, hum… deseas algo del pueblo, hijo?”

“No papa! Gracias, sinceramente, no hay nada que me puedas traer del pueblo,” respondio Tim observando su desayuno en silencio, observo a su padre comer rapidamente y poner todo en la maquina lavaplatos, le dio un beso en la frente y camino veloz hacia la puerta de entrada, preparandose para irse a su trabajo.

Tim, con el panqueque en mano caminaba detras de su padre y se sento en el terrazo mirando el auto de su padre alejarse, observaba todo alrededor en silencio… cuando,

“Hey Tim! Heey!” Grito Fred, desde la puerta de su casa, estaba con su papa y su hermana arreglando el enorme pino frente a su casa, “heey Tim! Quieres venir a ayudarnos?” Pregunto Fred.

Tim alzo la mano haciendo señas de No y siguio observando que cosa hacia Fred y su familia. Tim no entendia y se preguntaba a si mismo, “porque ellos ponian aquel enorme pino en la puerta de su casa y no dentro de su casa? Porque siempre sonreian todos, como si fuese algo emocionante lo que hacian! Porque no se aburrian en ese miserable pueblo? Aun no era Navidad y ellos ya iniciaban a decorar? Que tonteria!” Tim se alzo del sillon del terrazo y entro a su casa, estaba todo en silencio y sin luces, se dirigio a su dormitorio para darse una ducha y cambiarse de ropa, no sabia que mas hacer y penso en revisar si tenia trabajo de su escuela.

“Papa! Vistes la reaccion de mi amigo Tim? Es muy extraño!” Dijo Fred a su padre.

“Hijo por favor! Te repito, Tim no es extraño, tu lo estas ofendiendo mucho con tus bromas, no debes hablarle de esta manera, quizas… Tim no entiende tus bromas!” Dijo el padre mientras colocaba la escalera, posicionandola para poder llegar a las ramas mas altas del enorme pino y iniciar a colocar las luces, este año habian comprado otro juego de luces mas.

En casa de Fred, estaban los abuelos y la otra hermana, decorando las puertas, ventanas y escaleras en el interior, la mama de Fred cocinaba un delicioso pollo al horno -habia prometido cocinar este plato si todos trabajan bien aquella

mañana- toda la casa estaba inundada de un perfume delicioso y la grande

 chimenea encendida daba calor a todos, las cortinas eran abiertas dando luz a toda la casa.

“Fred, hijo! Por favor ve y controla si todo esta bien conectado! Ahora… puedes encenderlo!” Exclamaba el padre de Fred, desde lo alto de la escalera, estaba colocando las ultimas luces en la punta del Pino. El papa de Fred, deseaba ver si algunas bombillas de las luces no prendian -para iniciar a repararlo- antes de poner el angel en la punta del pino de Navidad, para su sorpresa todas las luces se encendieron, “perfecto!”, Exclamo alegre el padre de Fred, “ahora… vamos a decorar las luces alrededor de la casa,” dijo el padre mientras bajaba de la enorme escalera.

“Y como va todo por aqui?” Pregunto la madre de Fred, que observaba todo detenidamente y muy emocionada al ver el enorme pino de Navidad lleno de luces, observo a su marido y Fred, estaban decorando con las luces alrededor de toda la casa.

La abuela y sus hijas habian decorado todas las puertas, ventanas y escalera de la casa, ahora solo faltaba decorar la chimenea, mesas y el terrazo de entrada.

La madre de Fred, sabia que faltaba ponerle el angel al enorme pino de Navidad -por tradicion debia ser el primer domingo de Diciembre- habian hecho enormes pelotas brillantes y de varios diseños en papel mache con sus hijas- para lucirlo como adornos en el enorme pino, habian decorado enormes cajas de carton forradas con papel de regalo y bastones de navidad de alambre de la Navidad pasada y hasta hoy se conservaba con color para ser re usado.

“Heey! Familia! Cuando terminen su trabajo, almorzamos… el pollo al horno es pronto!”

Y todos gritaron alegres, “viva!”


CAPITULO 6

Tim, estaba aburrido en la enorme sala de su casa, con el control en su mano cambiaba los canales y no encontraba un programa o pelicula que lo emocionara, entonces decidio poner un videojuego, aun asi se sentia muy aburrido por que era un juego antiguo y en aquel pueblo no habia la tienda especial de juegos electronicos donde siempre su papa le compraba la nueva edicion. Se levanto del sillon, observo a su alrededor estaba todo sin luces, sin sonido, mucha calma. Se dirigio a la cocina para prepararse una gaseosa y las galletas de coco y chocolate -su mama habia abierto una nueva lata- mientras ponia unas cuantas galletas encima de la servilleta y pensaba, “ojala mama, compre comida en el pueblo, no habia nada que comer y tenia hambre, ya se habia aburrido de los sandwichs de su papa,” se dirigio nuevamente hacia la sala, se acomodo en el sillon, apoyando su gaseosa y galletas sobre la mesa, pensaba poner el juego electronico, cuando sintio gritos y sonrisas afuera, corrio hacia su ventana para observar que cosa estaba sucediendo, cuando observo la casa vecina -desde el otro angulo de su ventana- la familia estaban iniciando a decorar su enorme pino frente a su casa, pero no era de aquella casa que venia todo ese bullicio, observo el otro angulo de la ventana y pudo observar solo una parte de la casa de su amigo Fred, estaban todos riendo a carcajadas muy alegres, Fred y su papa colgaban las luces alrededor de la puerta de entrada y sus hermanas bromeaban, la madre junto con los abuelos estaban sentados en el terrazo sonriendo.

“Y? Esto les hace sonreir a todos ellos? Que sonseria!” Exclamo Tim moviendo su cabeza y cerro sus cortinas rapidamente, le molestaba verlos sonreir sin una razon, se dirigio nuevamente hacia el sillon para iniciar a jugar su videojuego, cuando observo el pequeño relog de la pared y su mama aun no llegaba, “2 horas mas y papa estara en casa,” penso Tim, cuando observo nuevamente el salon, era todo muy amplio y muy grande para estar el solo alli.

“Timmy! Timmy!” Exclamo su mama, mientras entraba rapidamente en la casa, su hermana Sally se habia adormentado en sus brazos, a pasos ligeros entro en el salon y apoyo rapidamente en la mesita una bolsa de papel -con barras de caramelo de fruta, las preferidas de Tim- luego apresuradamente se dirigio hacia la cocina dejando la bolsa con las pizzas y rapidamente se dirigio hacia su dormitorio con Sally y dijo, “Timmy… he comprado pizza para ti y tu papa, estan en la mesa, me voy al dormitorio, hace frio y Sally duerme,” alejandose

rapidamente por el corredor y cerro la puerta de su dormitorio. Tim, se alzo rapidamente del sillon -tenia hambre- y se dirigio a la cocina, vio la bolsa con las dos cajas de pizzas personales y observo que ambas eran iguales -salame, hongos y aceitunas- con los ojos tristes y tono aburrido dijo, “mama no habia otra Pizza? En la ciudad y en este Pueblo, siempre escojes la misma pizza! Ooh!” Tim se sento en la mesa de la cocina, se habia preparado un vaso de refresco –solo habia jugo de naranja y no el jugo tropical o de duraznos que tanto le gustaba- inizio a comer lentamente, con muy pocas ganas, mientras observaba la cocina y pensaba “es todo muy amplio para estar sentado alli”.

“Timmy! Para la proxima, vas tu a comprar tu pizza!” Exclamo molesta la madre de Tim, entrando rapidamente a la cocina a preparse un café caliente.

“Disculpa mama… pero… es siempre la misma pizza!”

“Timmy! Te repito, para la proxima vez vas tu en tu bicicleta y eliges la pizza a tu gusto! Porque no has venido conmigo hoy? Mmm… no me pongas mas nerviosa, ya tengo demasiado con tu padre!” Exclamo nerviosa, retirandose a pasos acelerados y cerro la puerta de su dormitorio.

“Otra vez en tu jaula mama?” Pregunto Tim, sin tener respuesta.

Tim sabia que su madre no deseaba encontrarse con su padre y ella lo calculaba todo. Sin ganas de comer su pizza, comio solo 2 pedazos y dejo lo demas para mas tarde, en su caja y penso “asi como va todo hoy, quizas no habria cena y preferia esto a los sandwiches de su papa.”

Estaba Tim, parado en el umbral de la cocina, observando todo a su alrededor, su mente se quedo en blanco -como una grande pausa por unos instantes- luego se dirigio hacia la sala, encendio nuevamente la television, habia iniciado una pelicula, se recosto en el sillon, se cubrio con la manta, intentaba concentrarse en la pelicula, pero su mente estaba aun en blanco como en pausa, Tim no sabia porque se sentia asi…



CAPITULO 7

Toc Toc Toc! Tim! Tim! Heey… Tim!” Gritaba Fred en la puerta, tocaba el timbre de la casa y con sus nudillos la puerta de madera.

Tim desde el sillon se tapaba los oidos, estaba muy confundido y no sabia el porque.

“Tim! Tim!” Gritaba Fred.

Cuando Tim siente abrir la puerta del dormitorio de su madre y furiosa le grito desde el umbral de la sala, “dile a ese muchacho… que no haga escandalo aqui! Tu hermanita duerme!” Luego se alejo nuevamente a su dormitorio.

Tim, sentia un enorme dolor de cabeza, confunsion, aburrimiento y fue abrir la puerta de su casa, en el terrazo muy serio dijo, “shhhh! Hey Fred! No hagas mas bulla! Mi madre esta muy nerviosa por que mi pequeña hermanita duerme y tu escandalo es muy desagradable!” Tim muy serio frente a Fred, que estaba parado en el umbral de la puerta con sus ojos confundidos, vestia una chompa de navidad y un gorro de Elfo.

“Por que te vistes asi…?” Pregunto Tim.

“Es tiempo de Navidad Tim! Sabes que es Navidad, verdad?” Respondio Fred,

“Ahh! Ya inicias con tus preguntas sonsas!” Respondio serio Tim, con los cachetes rojos de mal humor.

“Tim… disculpa, por tocar tu puerta de esta manera y hacer escandalo, no imagine dormian tan temprano tu mama y hermanita.”

“Sinceramente has hecho un enorme escandalo! Ahora baja la voz! La ventana del dormitorio de mi madre es aquella y no… deseo tener mas problemas en casa.” Dijo Tim en voz baja.

“Esta bienTim… yo solo bromeo, somos amigos!” Dijo Fred en voz baja, luego abrazo a Tim y dijo, “yo soy tu amigo y no soy sonso ni estupido por amar de esta manera la Navidad! No se como fue la Navidad para ti en todo este tiempo pero para mi como para mis hermanas… es el mejor momento del año, al cual esperamos con muchas ansias y alegria! Mmm no se si me entiendas pero… hoy vine para ir al rio, tengo aqui una bolsa de migajas de pan para las ocas y cisnes, vamos? Ahh! Tambien es tiempo de que los castores hagan su casa y puedes verlos nadar en el agua fria!” Sonrio Fred.

“Mmm… vamos ahora Fred?”

“Ja ja! Si Tim! Ahora!”

“Mira Fred, si inicias con tus sonrerias—” (fue interrumpido).

“No son sonserias Tim! Solo soy feliz… tu no eres feliz por la Navidad?”

“N no lo se!”

“Eres muy extraño Tim!”

“Ohh… voy por mi casaca y gorra,” dijo Tim entrando en su casa, buscando en el perchero su casaca, gorro y chalina, se puso sus guantes y observo el hall estaba todo en silencio, se dirigio hacia el dormitorio de su madre -para despedirse- abrio la puerta y la vio hablando al telefono con su amiga, estaba muy nerviosa con lagrimas en sus ojos, Tim penso era mejor no molestarla en este momento, alzo la mano despidiendose, pero su madre estaba muy concentrada en su charla y no respondio, Tim cerro la puerta y se dirigio hacia la entrada de casa, estaba en el terrazo Fred esperandolo con una amplia sonrisa.

“Vamos en bicicleta, Fred?”

“No Tim! Vamos caminando, el dia esta hermoso ademas el rio no esta muy lejos desde aqui!”

“Esta bien, vamos!”

Fred inicio a caminar, sujetandose bien su gorra y chalina, seguia con esa amplia sonrisa y sus ojos brillaban de emocion, a la cual Tim no entendia el porque de esta grande excitacion de su amigo. Caminaban ambos a paso lento, Tim observo por un momento su casa y no estaba el auto de su papa y todo era muy calmo. Las casas vecinas estaban siendo decoradas con temas de Navidad, se podia ver sus chimeneas trabajando en dar calor, pero en la casa de tim todo era todo apagado y en silencio.

Aquel dia se podia observar el cielo preparandose para recibir muy pronto la nieve, el aire era muy fresco que hacia lagrimear los ojos de Tim -no era acostumbrado- y su amigo sonreia. Las casas no estaban juntas una con la otra -como en la ciudad- aqui no podias escuchar ni ver a tus vecinos que hacian en sus casas porque las casas eran distantes una de la otra, rodeadas de arbustos, grandes arboles, garages o granjas, rejas de madera con muchas distintas decoraciones de cada casa. Las pistas eran angostas y igual la vereda rocosa que muchas veces se rompian los tacos altos de su mama, alrededor podias ver las montañas no muy altas, daba la imprension de ser muñecos de jengibre agarrados de las manos. Para ir al centro del pueblo no era muy distante y facilmente se podia ir en bicicleta, se podian ver a los ancianos usar sus bicicletas. Solo la mama de Tim usaba su carro para ir al centro del pueblo. Aqui en el pueblo usaban zapatillas mas comfortables, no veias caminar

con los taco altos como la mama de Tim y usaban abrigo porque de improviso llegaba un viento helado o lluvia, muchas veces la mama de Tim se ponia nerviosa de todo esto, ella era acostumbrada a usar sus ropas sexys en la ciudad y mucho maquillaje.

“Aqui todo es diferente y en realidad… parecemos extraterrestres!” Penso Tim.

Fred y Tim, bajaron el camino estrecho, directo al pequeño puente rocoso, subieron por el camino para ir al puente -donde no pasaban autos ni bicicletas solo servia este puente para observar el rio- sus aguas eran muy cristalinas y los animales que habitan alli nadaban alegremente -parecia que les gustaba las aguas heladas o estaban acostumbrados- el color de sus plumas eran muy brillantes cuando eran humedas, la calma en la cual vivian era igual a la de

la gente del pueblo, daba la impresion que no existia el tiempo del mañana. “A comparacion con la gente de la ciudad se tropezaban uno con el otro al caminar apresurados por las calles, los autos deseaban ser uno primero que el otro, la Metro llena de tanta gente con el rostro serio o lleno de ansiedad, aqui en el pueblo la gente sonreia y caminaba despacio, no se tropezaban entre ellos sino se saludaban, la unica linea de bus en el centro nunca estaba llena y no se miraba rostros de ansiedad”, pensaba Tim.

Fred observaba todo con tranquilidad y su grande sonrisa de felicidad.

“La gente aqui… hace siempre todo esto… por Navidad?” Pregunto Tim.

“Ja ja! Tim! Donde has vivido en la Luna?” Sonreia a carcajadas Fred.

“Hum… Fred! Olvida mi pregunta…!”

“Tim no te molestes!” Fred apoyo su brazo en el hombro de su amigo y dijo, “solo es tiempo de Navidad.”

“Ya lo has repetido muchas veces… no entiendo! Sinceramente no logro entender el porque sonrien todos como si no tuvieran problemas, llevan sus vidas lentamente y no se apresuran! Creo que los extraterrestes son los de este pueblo!”

Fred sonrio y observo a su amigo que tenia el rostro muy serio y confuso, saco de su bolsillo una bolsa de papel llenas de migajas de pan y dividio la mitad con Tim, luego iniciaron a dar de comer a los animales del rio -Patos, Cines y Ocas- sus elegantes movimientos y sus pequeños ojos brillantes de los castores, que iniciaban a preparar sus casas antes que la nieve caiga, los pajaritos se divertian en el arbol y algunos recogian los pedazos de pan en el muro del puente donde Fred dejaba algunas migajas para ellos, era un bello este

espectaculo de Invierno.

“Tim… para todos nosotros los de este pueblo… el tiempo de Navidad es una enorme fiesta de Familia y Union!” Dijo Fred, con sus ojos brillantes y una enorme sonrisa de felicidad, como si sintiera lo que estaba diciendo.

“Una enorme fiesta? Pero? Donde es la fiesta Fred?”

“Por este motivo Tim, todos adornamos nuestras casas y el pueblo tambien hace lo suyo, para dar la bienvenida a la Navidad!”

“Como? Hum…?’ Pregunto confundido Tim.

“Ja ja! Tim! Es esto lo que me hace reir! Por que… sinceramente no se si lo dices en serio o todo es una broma tuya!” Sonreia Fred.

“Mmm sinceramente Fred… no se a que llamas grande fiesta de Navidad! Y no inicies… a decir que soy un extraterrestre! Ya te explique como es la Navidad en la grande Ciudad! Mira Fred, yo naci alli y por todos mis 10 años la Navidad para mi, es lo que vivi siempre alli!” Dijo serio Tim, que seguian dando de comer a los Patos y Ocas, “no te ofendas pero yo no te entiendo Fred!”

“Fred! Heey hermano!” Gritaba Cindy -la hermana de Fred- ella venia por el camino sonriendo y levantando sus manos saludandolos, vestia igual una gorra de Elfo y graciosa chalina con guantes de colores de Navidad, cuando Cindy estuvo en el Puente junto a Fred dijo, “a abuela envia sus galletas frescas de avena y dice que estas galletas es para Tim!” Sonreia Cindy, “Hola Tim!”

“Hola Cindy!”

Cindy repartio las bolsas de papel a cada uno.

“Ooh! Por favor Cindy, dile a tu abuela muchas gracias por las galletas!’ Dijo Tim, estaba lleno de sorpresa cogiendo la bolsa de papel.

Cindy sonrio y se regreso por el mismo camino hacia su casa.

“Estan muy deliciosas las galletas de la abuela!” Dijo Fred mientras sonriendo comia una de las galletas.

“Gracias Fred… por las galletas.”

“No Tim, no me agradescas a mi, la abuela esta preparando sus galletas desde esta mañana muy temprano y debe preparar muchas mas!” Sonrio Fred.

“Como? Desde la mañana temprano tu abuela cocina! No se aburre?” Pregunto Tim.

“Mmm… la abuela no se aburre en preparar sus galletas! Nadie la obliga y mi abuelo prepara unos pies deliciosos! Tim, ya te dije… es tiempo de Navidad!

“Pero es anciana! No siente frio?” Pregunto Tim confundido.

“Frio? La abuela? Noo! Ja ja!” Sonreia Fred, “en casa esta siempre encendida la chimenea y en tiempo de Navidad la cocina es bien caliente porque el horno esta siempre cocinandose algo delicioso alli!”

“Ooh… imagine que se aburria…”

“Aburrirse? Quien? Mi abuela? Ella no se aburre!”

“Bueno… quizas se aburren todos en tu casa por ser obligados en hacer algo…mmm mira n no lo se… soy confundido!”

“Aburrirse en mi casa? No Tim!” Sonreia Fred, “en mi casa todos son alegres en compartir algo para la bienvenida de la Navidad! Mi mama organiza pero no obliga! Cada uno de nosotros somos complacidos en hacer algo para dar alegria a nuestra casa, la musica de Navidad es todo el dia y sonreimos muchos en casa! Mira… papa y mama preparan su licor de vino y beben con los abuelos, cantan las canciones de Navidad mientras cocinan o arreglan las decoraciones de la Navidad pasada! Mis hermanas en sus dormitorios preparan adornos hecho por ellas y decoran las ventanas, puertas y escalera… y por su puesto el dormitorio de ellas! Yo, no soy muy devoto en hacer manualidades pero ayudo en otra forma! Mira Tim, en mi casa nadie se aburre y nos gusta compartir este momento, te lo puedo asegurar!”

“Mmm disculpa Fred… pero, no entiendo!”

“Tim, ahora en mi casa mama prepara manualidades y la abuela prepara sus galletas pero no todo es para nosotros! Ellas preparan tambien para compartir con la familia, los vecinos, amigos y los otros hacen igual en sus casas! Es decir… Tim es una grande fiesta para todos la Navidad!”

“Como?” Pregunto Tim confundido, no lograba entender.

‘”Tim, es mejor que regresemos, inicia a oscurecer! Debo estar en casa para la cena, hoy mi madre ha preparado pollo al horno con pure… mmm muy delicioso!” Exclamo alegre Fred, ajustando su gorro.

“Pollo al horno? Tu mama no se aburre… en cocinar? En la Ciudad venden comida ya preparada lo calientas en el microondas o… el servicio delivery de los Restaurantes.”

“Noo Tim! A mama le gusta cocinar pero en tiempo de Navidad ella se entusiasma mucho! Mmm sinceramente nosotros no hemos probado comida de microondas! Vamos al Restaurante en el Centro del Pueblo para ocasiones especiales y cuando mama es enferma o la abuela papa cocina o compra pizzas o hamburgesas… pero en tiempo de Navidad nada es mas delicioso que la comida hecha en casa!”

“Ooh si! Me olvidaba… es tiempo de Navidad.” Dijo Tim, observando a su amigo que caminaba alegre regresando a su casa y Tim estaba en silencio, sabia que le esperaba la pizza fria en su casa.

Regresando a casa por el camino, Tim podia observar las ventanas de las casas alumbradas de luz con gente sonriente en su interior, en otras ventanas se podia ver preparando la cena, en otras se podia ver sentados en la mesa del comedor con gente sonriendo y brindando, niños jugando.

“Bueno Tim, me voy a casa!” Despidiendose Tim.

“Buenas noches Fred! Gracias… por las galletas de tu abuela… y por este momento!”

“Tim, esta todo bien, buenas noches! Ahh! Por favor, mil disculpas por el escandalo hoy, imagino el desagrado de tu mama, no fue mi intencion.” Fred alzando la mano despidiendose, se iba corriendo hacia su casa, su abuelo estaba decorando el terrazo, habian puesto un enorme muñeco de nieve -no real- color plateado brillante, Kat -la hermana menor de Fred- colgaba estrellas doradas en la ventana y Cindy decoraba la puerta de ingreso con una enorme guirnalda hecha de papel brillante. Se podia ver las luces encendidas de toda la casa de Fred y ellos siempre sonrientes.

Tim suspiro y bajo la mirada, entro en su casa seguia todo en silencio y oscuro, no habia luces, no habian sonrisas, no habian adornos de Navidad…



CAPITULO 8

Dejo su casaca, gorro y guantes en el perchero, se saco las botas, camino en medias, aquel piso seguia frio, fue hacia el dormitorio de su mama estaba viendo la television y charlaba por el telefono a la vez, su hermanita jugaba en el tapete, Tim penso en no disturbar a su mama, no queria verla nerviosa, caminaba a paso lentos hacia la cocina y detras de el iba su perrita moviendo la cola, “almenos alguno me saluda alegre,” penso Tim.

Entro en la cocina, encendio la luz y observo su pizza, penso en prepararse un vaso de leche, cuando escucho abrirse la puerta de entrada y sintio pasos de su padre y su madre cerrar fuerte la puerta de su dormitorio, “señal de guerra,” penso Tim, se sento en la mesa con su vaso de leche y abrio la bolsa de papel para ver las galletas, cuando dio un suspiro profundo al ver maravillado aquellas enormes galletas de avena hechas a mano, por la abuela de Fred, “wow!” Exclamo Tim, “son bellisimas!”

Las galletas eran decorada con glace de colores brillantes, “pero este glace no era tenue como las galletas en las latas que compra mama, este glace es consistente y abundante,” penso Tim, que tenia en su mano una de las galletas y la observaba detenidamente, podia sentir el perfume de naranja y coco unidos con la avena, saco afuera las otras galletas -todas en enorme forma circular- las apoyo encima de la mesa y pudo ver que eran decoradas con el diseño de Santa Claus, Arbol de Navidad, Estrella, caja de regalo, Media de Navidad y un Angel. Los ojos de Tim brillaba de emocion al observar cada una.

“Que bellas galletas Tim! Donde la compraron?” Pregunto su papa, le dio un beso en la cabeza a Tim y fue a prepararse su café caliente.

“Mira papa! Son hermosos sus diseños navideños!” Exclamo Tim con sus ojos brillantes de emocion, “me las regalo la abuela de Fred… ella las ha preparado desde esta mañana muy temprano y que agradable es su aroma!”

“Si hijos son muy hermosas! Mmm pero son diseños… de Navidad?” Pregunto el padre observando las galletas encima de la mesa, “que locura! Hoy es 02 de Diciembre!” Sonrio el padre, mientras se sentaba a la mesa y observaba la caja de pizza, “veo que por cena tenemos pizza! Ooh siempre la misma pizza! Bueno… pienso que es mejor que mi sandwich! Deseas te caliente tu pizza hijo?”

“Ehh! Si, por favor!” Respondio Tim, sin dejar de observar sus galletas que le llamaba mucho su atencion los colores, los diseños, los rostros alegres, los puntos dorados y plateados.

“Hijo… tu amigo festeja la Navidad muy adelantado!” Sonrio el padre observando a su hijo concentrado en sus galletas, “deberias decirles Timmy, que la Navidad es el 25… y aun falta mucho!”

“Ehh si es verdad papa! Fred y su familia festejan la Navidad desde el primer dia de Diciembre, dice que desde la ultima semana de Noviembre ya estan sacando sus cajas de Navidad pasada para reciclar algunos adornos o hacer la lista de lo que les falta! Pero este año se han tardado algunas semanas en coordinar y han iniciado recien hoy!” Respondio Tim sonriendo, “Papa… yo no entiendo mucho cuando Fred habla de preparse para la Navidad… pero el dice que es una tradicion de este pueblo.”

“Ooh! Entiendo hijo y es bueno que tu no estes disgustado con tu amigo y con sus costumbres de este pueblo… yo tampoco entiendo bien esto, pero se debe respetar sus tradiciones y ideas,” dijo el padre mientras sacaba las pizzas del microondas y las apoyo en la mesa, “aqui esta tu pizza caliente hijo, deseas algo mas?”

“Ooh! Gracias papa… esta bien asi… es suficiente con mi vaso de leche.”

“Bien! Yo me voy a la sala a ver la television, hoy estoy cansado, la semana fue muy tensa y… por lo que veo… tu mama se apodero otra vez del dormitorio,” dijo el padre, beso la cabeza de su hijo Tim y se alejo lentamente con su pizza y cafe a la sala.

Tim, inicio a comer su pizza, sentia los pasos lentos de su padre en la sala encendiendo la lampara y cerrando las cortinas, la television estaba a volumen bajo -daba la imprension que no deseaba disturbar- Tim penso que era mejor ir a su dormitorio, puso las galletas en la bolsa de papel y se quedo con la que tenia el rostro de Noel, termino rapidamente su pedazo de pizza y el otro pedazo la puso en un plato junto a su vaso de leche. Apago la luz de la cocina y cruzo por el hall, “buenas noches papa!” Dijo Tim, mientras se dirigia hacia su dormitorio, su padre alzo la mano saludandolo -estaba recostado en el sillon- viendo la television solo en aquella enorme sala, Tim recordaba cuantas veces en el departamento de la ciudad observaba a sus padres abrazados brindando y viendo la television juntos despues de la cena, hoy solo era tension y nervios entre ellos. Camino despacio y la puerta del dormitorio de su madre estaba cerrada, se podia sentir la television a volumen bajo.

La casa de Tim, era de un solo piso, 3 enormes dormitorios con baño privado, una sala grande con la sala del comedor, la cocina con comedor de diario, el terrazo de entrada, un pequeño sotano -su papa de Tim no lo utilizaba-

no tenia garage y usaban la pequeña granja para guardar el auto y algunos objetos como cajas, maletas y tambien estaban alli las cajas de adornos y algunas cosas que su mama de Tim trajo del departamento de la Ciudad y que no decoro en esta casa, desde el inicio no estuvo de acuerdo ni feliz de venir a vivir a este pueblo, su rechazo fue total, hoy es nerviosa y muchas veces histerica. Tim recordaba lo bien adornada que tenia su madre el departamento y hoy en aquella casa, no tenia el deseo ni el animo de darle un toque familiar y alegre.

Tim, caminaba hacia su dormitorio y observo el dormitori de su hermana estaba la cuna y no tenia decoracion, parecia que su mama no tenia mas el espiritu alegre ni ilusiones, Tim suspiro y entro en su dormitorio apoyo el plato en su pequeño escritorio, recordaba su dormitorio en el departamento todo maritimo, su mama habia comprado muchos adornos, hoy era todo muy simple y sin decoracion, se acerco a su almohada para sacar su pigiama, cuando logro ver reflejo de luces en su cortina de la ventana, abrio para ver que sucedia afuera y sus ojos brillaban con el reflejo de las luces, su corazon palpitaba de la emocion al ver aquel hermoso espectaculo, todas las casas tenian las luces encendidas de Navidad alrededor, en las granjas y rejas de madera, sus enormes pinos y arbustos alrededor de sus casas tambien tenian las luces navideñas, sus chimeneas encendidas hacian una mezcla alegre con la nieve que iniciaba a caer, “esta es real nieve!” Penso Tim mientras observaba maravillado esta escena que no era artificial como la veia en las maquetas del Centro Comercial o en las ventanas de los Negocios de la Ciudad, “aquella escena era todo real!” Penso Tim, abrio la ventana y saco su mano para poder sentir la nieve en su piel y recordaba las peliculas de Navidad y sonrio de la emocion, observaba todas las casas llenas de luces, menos su casa.

Algunos vecinos, aun estaban decorando o poniendo las luces de Navidad en sus casas, Tim suspiro y cerro su ventana, observando todo detras del vidrio de la ventana, su rostro estaba iluminado por las luces, pudo observar a los padres de su amigo Fred sentados en el terrazo sonriendo y bebiendo algo caliente. Tim bajo la Mirada con tristeza y decidio dejar esta alegre escena para volver a su realidad, se cambio su pijiama y encendio su pequeña television, sentado en su escritorio inicio a beber su vaso de leche y observaba en su mano la enorme galleta, sonrio al ver el rostro alegre de Noel, termino de beber y se dirigio a su cama, coloco la galleta junto a su cama, el reflejo de la television

hacia mas brillantes su galleta, Tim se recosto en su cama deseaba concentrarse en la television pero su mente pensaba,

“porque eran ellos felices y su familia no podia ser feliz.



CAPITULO 9

Buenos dias mama,” saludo Tim, estaba aun en pijamas, se sento en la mesa de la cocina, su hermanita estaba en su silla especial comiendo un pedazo de pan con mantequilla, Trixie estaba en su cama observando curiosa a todos, la mama de Tim preparaba cafe y tostadas, en la mesa habia leche, jugo de naranja, cereales, yogurt y fruta.

“Hola Timmy! Ehh quien trajo esas horribles galletas artesanales? Tiene mucho color y demasiado icing encima…mmm…no es bueno para la salud comer eso! Seguro fue tu papa? No me gustan!” Exclamo la madre de Tim, sentandose a la mesa y comiendo su tostada, “hoy he preparado el desayuno de la Ciudad, seguro estabas extrañandolo Timmy?”

“Como! Disculpa mama pero que cosa estas diciendo?”

“Aun duermes hijo? Come tu desayuno!” Sonrio la madre de Tim, que daba otro pedazo de pan a su pequeña hija y a su perrita Trixie.

“Mama… disculpa, pero… esas galletas no son para ti! Me las regalo la abuela de mi amigo Fred, ella las preparo desde muy temprano ayer!”

“Quien? Ja ja! La abuela de tu amigo preparo estas galletas? Que verguenza que hagan cocinar a una pobre anciana!” Exclamo la madre de Tim sonriendo, “la familia de tu amigo no puede comprar galletas como la gente normal?”

“Como? Hum? Fred… dice que… todos aqui se preparan para recibir la Navidad desde los primeros dias de Diciembre y… para todos ellos es… una gran fiesta,” respondio Tim, cogiendo su galleta de Noel en su mano y observandola con sus ojos brillantes de emocion.

“Una gran fiesta? Y donde haran el granConcierto o la gran Fiesta? En la plaza de este pueblito? Ja ja! Que sonseria habla tu amigo!” Sonrio la madre de Tim, “son solo idioteces de este pueblo! Timmy, nosotros no somos y no pertenecemos a este pueblo! Recuerdalo bien hijo!”

“Como? Pero? Mama! Porque ofiendes a todos ellos? Porque siempre eres nerviosa con todos los de este pueblo y hasta con papa? No te gusta mas la Navidad! Antes la disfrutabamos todos juntos en la ciudad! Hoy siempre estas molesta de todo! Prefieres estar encerrada en tu dormitorio y hablar con tus amigas que disfrutar del tiempo con papa y conmigo! Tu hoy odias este pueblo y a la Navidad!”

“No me hables con este tono Timmy!’ Respondio la madre muy seria, “yo no soy de este pueblo! Nosotros no somos de este pueblo! Quizas tu padre sea feliz aqui… yo no lo soy! Viajo a la ciudad el proximo 20 con tu hermanita y

Trixie, si es tu decision de venir conmigo o quedarte con tu padre en este pueblo para la Navidad! Pero yo no me quedare aqui! Noo no! Tus abuelos asistiran a la gran cena Navideña en el restaurante del Club, despues es el baile  mmm esto si es fiesta de Navidad! No la ridiculez de este pueblo!” Exclamo furiosa la madre de Tim y bebio su cafe nerviosamente.

La hermanita de Tim inicio a llorar, por lo gritos de su madre. La perrita Trixie, con su cola escondida se fue a la sala asustada.

“Susan! Que te sucede! Por que le hablas asi a nuestro hijo? Tim solo tiene 10 años! Tus nervios estan llevandote a la desesperacion!” grito serio el padre de Tim desde el umbral de la cocina.

“Solo digo la verdad!” Exclamo furiosa la madre.

“Verdad? Tu no sabes nada mama! Eres egoista y nerviosa! Tu no deseas la Navidad con nosotros! Siempre estas gritando como loca!” Grito entre lagrimas Tim, se fue corriendo hacia su dormitorio, llevando en mano su galleta de Noel.

La hermanita de Tim inizio a llorar mas fuerte y con miedo, su madre la alzo en sus brazos y dijo, “Tu! No me grites delante de Tim! Aqui todo haces a tu a favor Gregory! Esta no es vida para mi ni para nuestros hijos! El unico egoista eres tu!”

“No grites! Estas asustando a Sally! Estoy cansado de tu gritos, de tus nervios, de tus ansias de obtener todo rapidamente y de hacerme todo mas dificil! Recuerda Susan que el unico que trabaja aqui, soy yo!”

“Lo siento Gregory! Sabes que mis padres tienen dinero y yo…no necesito esconderme en medio de estas montañas y podrirme en este pueblito…para vivir!” Exclamo la madre de Tim, caminando veloz hacia su dormitorio, llevando en brazos a la pequeña Sally que lloraba, la perrita Trixie corrio para entrar al dormitorio.

El padre de Tim se quedo en el umbral de la cocina, confundido y triste, no imagino la aspera reaccion de su esposa, de ver a su hijo en lagrimas y a su pequeña hija llorar de nervios.

Tim, con lagrimas en sus ojos, habia escuchado todo desde el umbral de su dormitorio, tenia en mano la galleta de Noel, lo observo por un instante aquel rostro feliz y sonriente, luego cerro la puerta, sus lagrimas caian de dolor, se sentia muy triste, nunca habia sentido tanta tristeza, cuando sintio sonrisas y voces, se acerco a su ventana y pudo observar que eran los vecinos estaban haciendo un enorme muñeco de nieve adornado con su gorros y chalina de

colores alegres, en cada casa su muñeco era diferente su rostro, la sonrisa y el gorro que usaban era como si represantaba a cada familia.

Tim, pudo ver a su amigo Fred con sus hermanas divirtiendose en crear su enorme hombre de nieve, sonreian y jugaban con la nieve, los perros alegremente perseguian las bolas de nieve, todo era sonrisas y armonia alla afuera. Habia caido mucha nieve toda la noche, era muy blanco el campo aquella mañana, la nieve era brillante, las luces encendidas de los pinos y entorno a las casas, los niños jugaban sonriendo, las familias unidas armaban su muñeco de nieve o terminaban de decorar sus casas, las chimeneas eran encendidas, los perros alegres corrian, los gatos observaban desde los sillones del terrazo o desde las ventanas, aquel momento especial.

Tim alzo sus ojos hacia el cielo, la nieve seguia cayendo y con la galleta en su mano rezo en silencio, “quisiera que mis padres pudieran sentir esta alegria que siento yo en estos momentos, cuando veo la Navidad. Quisiera que mis padres sonrian asi como lo hacen todos aqui, quisiera que ellos tambien crean en la Navidad.” Tim en silencio hizo este pedido, no sabia a quien, solo observo hacia el cielo que era brillante -como si fuese alegre- Tim tenia en mano la galleta de Noel, le cayeron algunas lagrimas de emocion, su corazon inicio a palpitar fuerte cuando decidio ir afuera y divertirse con su amigo Fred, se cambio de ropa rapidamente, dejo su galleta en la mesita junto a su cama y cerro la puerta de su dormitorio. Camino a pasos ligeros, cuando paso por el umbral del dormitorio de su mama y sintio la television alto volumen, la voz de su hermanita jugar con sus muñecos, Tim penso era mejor dejar relajada a su mama, se dirigio hacia el perchero de la puerta de entrada y se puso su abrigo, su gorro y guantes, camino rapidamente hacia la sala y vio a su padre estaba en silencio mirando la television a bajo volumen recostado en el sofa, la sala tenia las cortinas cerradas, no habia mas luz que el reflejo de la television, aquella chimenea era apagada, era todo muy frio y oscuro alli.

“Papa, voy a casa de mi amigo Fred… ellos estan construyendo un enorme muñeco de nieve alla afuera!”

“Ooh! Me parece una buena idea hijo… diviertete!” Respondio afectuosamente su padre, que lo saludaba con su mano desde el sillon.

Tim se despidio y camino hacia la puerta de ingreso, la cual abrio rapidamente, sintio el aire fresco de la nieve rozar sus mejillas -como si lo acariciara- el aire jugaba con sus cabellos y parecia que cantaba alguna cancion en debil sonido…



CAPITULO 10

Tim, camino hacia el terrazo y desde alli podia todas las luces de los enormes y altos pinos decorados y alrededor de todas las casas, cada familia construia su enorme hombre de nieve, Tim rapidamente corrio hacia la casa de su amigo Fred, podia verlos alzar sus manos saludandolo.

“Heey Tim! Que alegria verte!” Dijo Fred.

“Hola Tim!” Saludaban afectuosamente las hermanas de Fred, sonriendo.

El padre de Fred estaba en la alta escalera antigua de madera, retocando al muñeco de nieve y desde lo alto, movio su mano saludando a Tim con una sonrisa.

“Hola a todos!” Respondio Tim alegremente, sus ojos brillaban de la emocion de este momento.

“Hum… pense que estabas durmiendo Tim… por esto no fui a tu casa… Sinceramente… no quise disturbarlos… despues de la ultima vez…”

“Ooh… No te preocupes Fred! Mi mama esta muy nerviosa ultimamente… con todos… Y? Sinceramente ella esta siempre aburrida y de mal humor en casa, no le gusta este pueblo, no le gusta la gente de aqui… Mmm… pienso que a mi mama no le gusta nada ultimamente! Ella se va el proximo 20 a la ciudad con mi hermanita Sally, sus amigas haran una fiesta en el Restaurante del club, despues la cena con el abuelo… Mmm… mi madre dice que esto es la Navidad para ella… Y? Mi padre esta muy triste… por todo esto lo que sucede en mi casa!” Dijo Tim triste.

Su amigo Fred, lo observaba con sus ojos tristes y dijo “Tim, sinceramente, me da mucho dolor todo lo que me estas diciendo en este momento, por que… la Navidad es tiempo que las familias sean unidas, alegres! Es tiempo de creer en la magia de la Navidad! Es tiempo de poner colores a nuestras casas, dar afecto a todos los demas y preparar nuestras casas para la llegada de esta noche magica… esto es la Navidad! Al inicio tu eras como tu mama, muy amargado y muchas veces me gritastes y te aburrias con mis preguntas… otras veces pense que estabas jugando conmigo… pero… tu eres mi amigo y en tiempos de Navidad no hay odio ni rencor… solo amor!”

“Ooh! Lo siento mucho Fred,” suspiro triste Tim, “no quise ser amargado contigo, solo deseo que entiendas yo he vivido por 10 años con una Navidad muy diferente, la gente de ciudad piensa diferente… sinceramente Fred, no quise ofenderte!”

Fred sonrio y abrazo a Tim, dandole palmaditas en su hombro y luego dice “Ooh no Tim! No sucedio nada malo, no te sientas triste! Mira, hoy soy feliz que disfrutes de la Navidad no artificial sino la real! Sinceramente soy muy feliz y mira que si existen los milagros de la navidad!” Exclamo alegre Fred, con una amplia sonrisa.

“Hola Tim!” Saludo la madre de Fred.

“Buenos dias Señora,” dijo Tim.

“Vienes a almorzar con nosotros? O tu mama cocinara algo especial para hoy?” Pregunto la mama de Fred.

“Mmm… bueno… a decir la verdad, no pienso que este preparando nada especial para hoy mi mama,” respondio Tim avergonzado.

La madre de Fred sonrio amigablemente y dijo, “entonces eres bienvenido a almorzar con nosotros Tim! Hoy cocina la abuela y el abuelo un delicioso asado con verduras y Pastel de queso!”

“Delicioso! Mmm…!” Grito Fred y sus Hermanas, sonriendo.

El padre de Fred bajo por la escalera, despues de ponerle el gorro, la chalina y su nariz de zanahoria al enorme muñeco de nieve, abrazo a su esposa y ambos observaban por un instante todo a su alrededor -como si pensaran si faltara algo mas por hacer- luego entraron todos a la casa, entre grande sonrisas, gritos de emocion y charlas alegres.

Tim caminaba lento detras de todos ellos, observando aquella escena alegre y familiar, observo a los padres de Fred amorosamente abrazados entraban en la casa. El terrazo estaba todo decorado con el espiritu de la Navidad, los adornos, los cojines, tapetes, velas, etc… todo era artesanal -hecho por las manos de ellos- y algunos eran antiguos y reciclados, al entrar por la puerta principal de la casa, se podia sentir un calor agradable en el cuerpo y un delicioso aroma que llenaba toda la casa. Colgaron todos sus sacos en el perchero de entrada y dejaron sus botas de nieve encima del tapete, un grande muñeco electronico de Santa Claus movia su guante blanco, saludando. A la mano derecha estaba la cocina y a la izquierda la enorme sala, Tim no pudo dejar de observar su enorme pino real decorado con adornos hechos en casa y de bolas brillantes, tenian caramelos, galletas y bolsas de gomas con marshmellows en forma de Navidad colgando de sus ramas, aquella enorme chimenea estaba encendida con enormes troncos y decorada con las medias de cada uno -tenia escrito los nombres de cada uno de ellos y tambien de sus perros y gatos!- su enorme sillon circular y dos sillones individuales,

tenia una mesa de centro ovalada con bandejas navideñas llenas de manies, nueces y pecanas naturales, se podia apreciar tambien su enorme mesa ovalada con un mantel de navidad y decorada con flores de papel Navideñas, las ventanas tenian cadenetas y adornos colgando, las puertas estaban decoradas, Tim siguio caminando hacia la cocina y vio la escalera que llevaba al segundo piso decorada y llena de luces, tenian muñecos de peluche y de tela navideños que decoraban algunos de los escalones, a la entrada de la cocina habia una pequeña mesita decorada con una fuente de chocolate electronica, el perfume del chocolate y los pedazos de naranja era muy apetitoso, tenia los bastoncitos de marshmellows para ser bañados en el chocolate y una taza de mani y cherrys picados para espolvorearlos. Tim, entro a la cocina, las risas, charlas y emocion era muy grande en aquel momento, estaban todos sentados en una mesa rectangular, decorada con un antiguo mantel navideño, Tim pudo observar que cada silla tenia su cojin de Navidad, al centro de la mesa estaban las ollas de ceramica calientes -sus tapas eran decoradas con gorritos de Santa Claus- los platos y vasos eran con diseños Navideños, asi como toda la cocina era decorada con guirnaldas y cadenetas en forma de corazones, gingerbreadman y bastones de caramelos reales.

“Eres bienvenido Tim,” dijo la mama de Fred sonriendo amablemente.

“Gracias por la invitacion…” respondio Tim avergonzado, sentandose junto a una de las hermanas de Fred, que lo observaba sonriendo.

Antes de iniciar a servirse el delicioso almuerzo, el padre de Fred hizo una oracion, bendiciendo los alimentos, a cada uno de los presentes y tambien rezo por los padres de Tim.

Los abuelos, habian preparado pastel de queso y asado de carne muy delicioso y jugoso, apoyaron la enorme asadera de horno en el centro de la mesa y de las otras ollas de ceramica tenian verduras cocidas calientes, el pure de papas, pure de camote y vainitas, en una jarra tenia la salsa caliente de pecanas, que lo servian encima. Tim inicio a comer en silencio, saboreando la deliciosa comida natural, fresca y caliente, en la mesa seguian charlando amenamente de como habian decorado el enorme muñeco de nieve y de lo que habia sucedido en la semana. El abuelo habian preparado un mate caliente de ciruelas y canela, que inicio a servirlo en vasos de ceramica, muy delicioso y aromatico. Tim comia veloz y bebia el mate caliente, sus mejillas tomaban color y era muy concentrado en su cena.

Fred con sus hermanas sonreian emocionados de ver feliz a su amigo Tim y de compartir la mesa aquel momento.

El abuelo fue hacia el horno y cogio una enorme asadera de horno con el budin de pan con pecanas y uvas, que perfume!

Todos hablaban, sonreian y disfrutaban de ese momento juntos en la mesa, repitiendose otra vez la cena. La abuela apoyo en la mesa los platos para el postre, cuando sono el timbre de la casa, fue Cindy rapidamente abrir la puerta, se sintio voces y luego pasos hasta llegar a la cocina.

“Buen almuerzo a todos!” Saludo el papa de Tim, alegre y sorprendido observaba aquella escena familia.

“Ooh! Papa!” Exclamo Tim alegre.

La familia de Fred saludo afectuosamente al padre de Tim, invitandolo a sentarse a la mesa con ellos, lo cual hizo poner sus mejillas sonrojadas y acepto compartir la mesa con todos ellos, sentandose junto a su hijo.

“Papa! He disfrutado muchisimo este primer domingo de Navidad en casa de Fred y su familia! Que emocion y que delicioso!” Exclamo Tim con sus ojos brillantes de alegria.

“Querido hijo, soy feliz por esto!” Respondio muy alegre el padre, observando la alegria en su hijo y de saborear la comida,  “deseo decirles muchas gracias a todos ustedes por hacer sonreir a mi hijo, en mi casa… en estos momentos… mmm… estamos en problemas, y—” (fue interrumpido).

“Por favor! No, no debes explicarnos nada! Tan solo, deseamos tu tambien sonrias y disfrutes de este tiempo de Navidad, como tu hijo Tim, eres bienvenido!” Exclamo el padre de Fred.

“Oh! Gracias!” Respondio el padre de Tim, recibiendo el enorme plato -decorado con diseños de Navidad- la mama de Fred le indico que se sirva su almuerzo del buffet y dio otro plato para que le lleve a su esposa.

“Por favor no se averguenze! Somos nosotros los que nos sentimos avergonzados en ofrecerle comida de casa a ustedes que estan abituados a la grande ciudad y sus bellos Restaurantes.”

“N noo por favor… sinceramente soy yo el avergonzado en no haber podido hacer que mi hijo viva su Navidad aqui como lo es en su casa!” Dijo el padre de Tim, con sus ojos brillantes de tristeza, “pienso haber sido muy egoista en pensar solo en el dinero, trabajo y… haber dejado de lado a mi familia! Hoy yo, los observo a todos ustedes que son felices en amor y llenos de felicidad…

sinceramente ustedes son muy ricos!”

“Eres bienvenido!” Respondio el padre de Fred, sonriendo.

“Deseas otro plato para su niña?” Pregunto la madre de Fred.

“Oh noo… esta bien asi! Gracias.” Respondio el padre de Tim.

Todos en la mesa brindaron con el mate de ciruelas y canela caliente.

El papa de Tim saboreaba el budin y luego se alzo de la mesa agradeciendo y se despidio gentilmente.

“Papa, yo estare aun aqui,” dijo Tim, que iniciaba a comer su budin.

“Esta bien hijo, te espero en casa,” respondio el padre acariciando la cabeza de su hijo y caminando hacia la puerta de ingreso con direccion a su casa.

En la cocina, la amena charla prosiguio y esta vez Tim compartio el tema, sonriendo junto con todos ellos.



CAPITULO 11

El papa de Tim, apoyo el plato encima de la mesa de la cocina, observo por un instante todo a su alrededor y luego escribio una nota para su esposa,

“Susan, disculpame si te he dejado sola en todo este tiempo, disculpa si he sido egoista y dejado de lado a la nuestra Familia, disculpa si te amo demasiado para no desear perderte, por favor seamos una familia otra vez, deja tu orgullo. Te ama Gregory x”.

Tim, entro a su casa, tenia una grande sonrisa de felicidad y estaba lleno de haber comido tan delicioso, fue hacia la cocina a preparse un vaso de leche, cuando vio a su papa en la sala viendo la television, lo saludo con su mano, rapidamente, cuando vio la nota de su papa y decidio tambien escribirle a su mama una nota,

“Mama, por 10 años hemos disfrutado de una navidad en la ciudad, lujosa y artificial. Hoy? He podido disfrutar lo natural y sencillo, te dire que es mucho mas divertido, por favor mama, no destruyas nuestra Navidad, te quiero mucho, tu hijo Tim x”.

Estaban en la sala Tim y su padre, viendo un film en la television, cuando sintieron voces, sonidos y pasos debiles, en el umbral de su casa, Tim camino hacia la ventan para ver que cosa sucedia alla afuera, cuando entre las cortinas pudo observar… y cuan grande fue su sorpresa!

“Papa, papa! Ven y mira! No puedo creerlo papa!” Exclamaba Tim muy emocionado y con sus ojos enormes de la sorpresa.

Cuando se asomo el padre junto a su hijo y ambos con sus rostros felices y asombrados observaban atraves de la ventana, iluminado por las luces y el color de la nieve, si, alla afuera habia mucha gente trabajando, decorando el terrazo de la casa de Tim, habian traido un enorme pino y lo habian colocado frente a la casa, otros ponian las luces, en ese grupo pudieron ver al padre de Fred, al abuelo y otros señores que ayudaban hacer el enorme muñeco de nieve y entre todos ellos, estaba su amigo Fred, sus hermanas y otros niños ayudando… todos sonreian, cantaban, decoraban y ponian el toque magico de la Navidad en casa de Tim, que era la unica casa que no tenia el especial espiritu de la Navidad, Tim, dio un salto y salio corriendo fuera de su casa, tenia una enorme sonrisa en su rostro, sus ojos brillaban de la emocion, olvidandose del frio, habia salido sin su casaca y gorro, pudiendo sentir la real nieve caer en su rostro… si, aquella nieve real que nunca conocio, sonreia y podia sentir la nieve jugar en su rostro y cabellos. Todos tenian largos gorros de

Elfos de variados colores, con dibujos de la navidad y sus chompas igual. Quando se acerco Fred y le dio su gorro de Elfo a Tim, sonrio de la emocion y corrieron a ayudar hacer aquel enorme muñeco de nieve. El padre de Tim, rapidamente se puso su abrigo, cogio su gorro y chalina, salio rapidamente hacia el grupo, ellos sonreian y lo ayudaron a subir por la alta escalera, para lograr ponerle el gorro y la chalina a su muñeco de nieve, todos sonreian y admiraban aquel muñeco de nieve sonreir.

Cuando todos iniciaron a contar, ‘1-2-3 y?… 4! Click!’

Se encendieron todas las luces, alrededor de la casa de Tim, de los arbustos alrededor y del enorme pino de la entrada de casa… Tim y su padre tenian la boca abierta de la emocion y sorpresa, no podian creerlo, no podian hablar de su emocion solo les caia las lagrimas de tanta emocion… los demas sonreian emotivados al ver la escena, quando,

“Ooh! Gracias! Pero… que bello esta todo, soy… muy emocionada! Muchas Gracias! Sinceramente me siento muy avergonzada de mi actitud! Ooh…!” Exclamo la mama de Tim, que tenia en brazos a la pequeña Sally, ambas tenian una amplia sonrisa y miraban todo alrededor muy emocionadas con sus ojos brillantes. Tim corrio para abrazar a su mama y el padre hizo lo mismo, ambos se dieron un romantico beso, toda la familia de Tim estaban abrazados y todos los presentes aplaudieron y sonreian felices, emocionados de esta escena de amor y union de familia, a la que estaban acostumbrados, ademas sabian muy bien, que en tiempo de Navidad todo puede suceder!

El pueblo, estaba decorado con muchas luces, desde el pequeño camino que llevaba hasta el puente y el camino hacia el centro del pueblo, las casas alrededor, la antigua Iglesia sonaba sus campanadas -tradicional de cada 6 horas cada domingo de Diciembre- toda la gente era sonriente, vestian sus gorros navideños, compartian saludos mientras caminaban, los pocos negocios estaban decorados y otras personas estaban sentados en la unica plazuela decorada del centro del pueblo, se deleitaban beber el tradicional chocolate caliente con Chantilly y chocolate rallado y decorado con un cherry, se podia ver hasta los perros tenian sus chompas navideñas, los niños estaban alegres jugando con la nieve. Los autoparlantes del centro del pueblo sonaba musica navideña, algunos la cantaban, otros en silencio escuchaban y otros se sentian emocionados al escucharla. El eco de la musica se podia sentir en las casas alrededor del centro. Se podia ver las chimeneas encendidas de todas las casas, las familias habian preparado sus tortas o galletas para regalar a sus vecinos, a sus amigos, era el primer Domingo de Diciembre, todos estaban felices de poder sentir esta magia en sus corazones. Desde lo lejos el centro del pueblo alumbraba con luz propia, los colores de sus luces reflejaba hasta el cielo, si aquel espiritu de la Navidad que todos podian sentirlo en sus corazon

y sonreian de emocion.


Aquella Navidad… fue muy especial y magica para Tim y su Familia… como todas las Navidades!


“HO HO HO… Feliz Navidad a todos!” 


Se pudo sentir el sonido de los cascabeles a la distancia entre la nieve, aunque si no se podia ver bien, sabian que aquella sonrisa hace que la magia de la Navidad se haga realidad…


FIN

Advertisements

Posted by

Author/ Designer/ Craftswoman/ Blogger

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s